MASTOLOGIA.CL

Sociedad Chilena de Mastología

   
 
Artículo del Mes
Tiempo Libre
Punto Docente
ARTICULO DEL MES MARZO DE 2018 Print

 

La 8a edición del manual de etapificación de cáncer de la AJCC fue recientemente revisado y publicado. Los cambios generados al capítulo de cáncer de mama son un reflejo evidente de la evolución de la practica clínica basados en la evidencia científica. Evidencia que ha demostrado que es más correcto considerar al carcinoma lobulillar in situ como factor de riesgo y no como un cáncer por sí solo, y que la práctica de la “medicina personalizada” en nuestras pacientes, es hoy una realidad. Los cambios realizados a la etapificación del cáncer de mama implican un verdadero cambio de paradigma y deberían tener un impacto real en nuestra toma de decisiones. El panel de expertos reconoció la importancia de la etapa anatómica utilizada hasta hoy, la cual se asocia a medidas de sobrevida global, y sobrevida libre de enfermedad sobretodo al aplicarla a grandes grupos de pacientes. Sin embargo destacan sus limitaciones al predecir el pronóstico a nivel individual en pacientes con distintos subtipos moleculares. Aquí he resumido algunos de los cambios que me parecen más relevantes.

  1. Carcinoma lobulillar in situ: un factor de riesgo.
    El carcinoma lobulillar in situ se ha definido como una entidad benigna y debe ser considerado como factor de riesgo de carcinoma. Se sacó de la categoría de carcinoma in situ (pTis).

  2. Marcadores tumorales: afinando nuestra estimación del pronóstico y elección de tratamientos.
    Adicionalmente a la etapificación clásica basada en grupos anatómicos (TNM), se han definido grupos pronósticos basados en factores biológicos utilizando el grado tumoral y estado de receptor de estrógeno, progesterona y HER2. Esto permitiría estratificar en forma más profunda a los grupos anatómicos en términos de sobrevida cáncer específica y sobrevida global.
    A modo de ejemplo, una paciente con un tumor de 3 cm con 2/12 ganglios comprometidos, grado 3 y triple negativo, tiene una etapa patológica anatómica IIB, y hoy tiene además una etapa patológica pronóstica IIIA. Este aumento en la etapa de II a III reconoce diferentes pronósticos entre tumores de igual tamaño y mismo compromiso nodal. 

  3. Ensayos genómicos: identificando a pacientes de menor riesgo.
    Se incorporó además el uso de paneles de genes como el Oncotype DX para definir a pacientes de riesgo bajo (Oncotype <11) de recurrencia en los que correspondería hacer un downstaging de etapa en pacientes receptor hormonal positivo, HER2 negativo, N0, indepentiente del tamaño tumoral (T).

 

Dra. Valentina Ovalle
PDRF - MDACC
Radioterapia Oncológica - Clínica IRAM
Instructor adjunto - Universidad Diego Portales

 
Diseño y desarrollo Web: Gaete y Cía. Ltda. e-mail: gaeteycia@gmail.com